El grupo musical M Clan ha sido nominado a los Premios Latino 2018.

M Clan nace en 1993 cuando tras conocerse, Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez, quienes tocaban en varias bandas de la escena murciana, deciden crear su propio grupo. Así se forma el quinteto murciano que completan Pascual Saura al bajo, Juan Antonio Otero a la batería, Iñigo Uribe a los teclados, Ricarco Ruipérez a la guitarra y Carlos Tarque a la voz. M Clan apuesta desde el principio por el rock sureño y por sonidos con una clara influencia de nombres como The Black Crowes o Led Zeppelin, referentes del southern rock de los años 70 cuya máxima efervescencia se expresa en el directo.

En 1995 fichan por Dro (hoy Warner Music) y viajan a Memphis para graban su álbum debut, “Un Buen Momento”. Una declaración de principios compuesta por temas primitivamente rockeros que tuvo un gran recibimiento entre el público volcado en el sonido rock. Con Colliseum, publicado en 1997, M Clan logra afianzarse entre las filas del rock and roll más purista de la escena nacional. Grabado en Toronto, Canadá, se erige como uno de los mejores álbumes de rock del momento en el panorama nacional. Las excelentes críticas recibidas por sus dos primeros trabajos les llevan a realizar extensas giras compartiendo cartel en varios escenarios con grupos nacionales como Barricada, Exremoduro o Rosendo, e internacionales como Bon Jovi y Gun.

El momento de gran inflexión en la carrera del grupo llega con Alejo Stivel. El ex-Tequila es una auténtica máquina de hacer éxitos e hizo que M Clan diera con un sonido superventas. Productor de Joaquín Sabina y La Oreja de Van Gogh entre otros, Stivel añadió el filtro sonoro que el grupo necesitaba y junto a “Llamando a la tierra”, la versión del tema de la Steve Miller Band “Serenade”, impulsó el tercer álbum de la banda. “Usar y Tirar” vendió más de 200.000 copias.

En el año 2000 M Clan graba en directo y en acústico su siguiente álbum, “Sin enchufe”. Un trabajo que consolida definitivamente a la banda como una de las más sólidas del ámbito nacional y en el que muestran su gusto por matizar las canciones sin que éstas pierdan energía. Seis temas nuevos, dos versiones -Maggie May de Rod Stweart y Paint it Black de los Rolling Stones- y temas de discos anteriores con un nuevo punto de vista –Vuelve y Perdido en la Ciudad entre otros- llevaron a M Clan a lo más alto. Toda una fiesta por la que pasaron quince músicos entre vientos, coros, cuerda o percusión como Juan Carlos Armeros, Mavi Díaz, Mono Cortés y Luis Prado, quienes además les acompañaron durante la gira posterior. Una formación que reforzó a la banda y que vistió de lujo la música española. Fue uno de los mejores momentos en la carrera de M Clan. Así lo demostró la extensa gira que, sin embargo, tuvo un sabor agridulce con el abandono de Santiago Campillo al final de la misma.

La búsqueda de un nuevo guitarra acabó con la incorporación de Carlos Raya, excomponente de Sangre Azul y quien, anteriormente había colaborado con artistas como Quique González o Antonio Vega. Con él y tras un periodo de reflexión, la banda lanza “Defectos Personales”, grabado en 2002 en el estudio francés Du Manoir con Nigel Walker en la producción. Será el paso definitivo hacia el camino ya iniciado con Usar y Tirar, del rock sureño a un rock más melódico que deja atrás cualquier vínculo con el pasado.

En 2006 editan “Retrovisión”, un disco recopilatorio con los grandes éxitos de la banda y dos temas nuevos. Mientras, la banda continúa llevando su directo por la geografía española, para lo que cuentan con Priscus a la guitarra, quien ocupa el lugar de Carlos Raya. Un tiempo que les permite descansar y componer con calma el que será su séptimo disco en estudio y el primero con Carlos Raya ejerciendo de productor, “Memorias de un Espantapájaros”, grabado en la primavera de 2007. Sin duda el trabajo más adulto de la banda en el que las letras se llenan de metáforas y paisajes de profundidad inusitada y cierto tono oscuro. Como su propia portada, el disco es un cancionero desesperado y melancólico en el que se habla de desamor o de la pérdida de fe. Un repertorio ante el que se rindió el público más escéptico y la crítica más dura.

En 2010, cuando la crisis en la industria discográfica se agrava, M Clan mejora su sonido de forma cualitativa. Preparan un nuevo disco con ambientes soul y rock que empañan el álbum de una sonoridad más clásica. En esta ocasión la formación la compone Coki Giménez (batería) e Ivan González (bajo). Carlos Raya de asume de nuevo la producción. Arreglos metálicos en los temas más enérgicos y guitarras profundas acompañando a las letras más incisivas definen el carácter de “Para no ver el Final”. Un disco clásico que no atiende al paso del tiempo.

La gira de presentación de Para no ver el final fue una gira exitosa con más de 60 actuaciones por toda España y una gira por Argentina. En noviembre de 2012, M Clan publicó su décimo trabajo de estudio Arenas Movedizas. Producido de nuevo por Carlos Raya, con él cierran la trilogía iniciada con Memorias de un Espantapájaros. Un álbum nominado por la revista Rolling Stone como mejor disco del año. En junio de 2014, cuando aún no habían cerrado la gira de Arenas Movedizas, celebran su 20 aniversario en los escenarios. Para ello ofrecen un concierto muy especial en el Circo Price. Rodeados de amigos como Miguel Ríos, Enrique Bunbury, Fito Cabrales, Alejo Stivel, Enrique Villareal ‘El Drogas’ y Ariel Rot entre otros.

 

La venta de las entradas es tan fulminante que sacan una segunda fecha, que llega a sold out en pocos días. El resultado son dos noches inolvidables que registran en Dos noches en el Price. Un disco que recoge la magia de aquellos días e incluye los grandes éxitos de la banda. Junto a él, se incluyó un DVD con el documental documental Las calles siguen ardiendo-20 años de historia de M Clan.

Un lanzamiento con el que salen de nuevo a la carretera. La gira 20 aniversario se inicia el 20 de noviembre del mismo año con 50 fechas en el país con el que celebran toda una carrera junto a su público y que cuelga el cartel de ‘sold out’ en numerosas ciudades.

En 2016 llega Delta, para cuya creación visitan Nashville. Un encuentro con las raíces del rock ‘n’ roll que lleva a Carlos y a Ricardo a revisar las suyas propias. Con la producción de Brad Jones, M Clan se sumerge en la sonoridad acústica, en las raíces del folk americano, un lugar del que nunca han apartado la vista. El lugar en el que, en la década de los 70, comenzase el sonido que les llevó a crear la banda y al que siempre, de una manera u otra, homenajean con sus composiciones.